Cataluña: Nueva legislatura, ¿nueva actitud?

Este miércoles se ha constituido el Parlamento catalán en una sesión sin sorpresas, de la que ha salido elegido un diputado de la formación independentista Esquèrra Republicana de Cataluña (ERC), Roger Torrent, como nuevo presidente de la Cámara. En su discurso, Torrent ha asegurado que su intención es “contribuir a coser la sociedad catalana”, en alusión a la brecha social que separa a los independentistas de los catalanes que quieren seguir formando parte de España.Además, el presidente de la llamada Mesa de Edad del Parlamento, Ernest Maragall, también diputado de ERC, ha señalado la importancia de encontrar vías de acuerdo para canalizar la voluntad de los catalanes, a través del diálogo. Estos mensajes parecen reflejar una actitud diferente de la que existía en la legislatura anterior, profundamente marcada por una hoja de ruta independentista inflexible, que de hecho culminaría en una declaración unilateral de independencia. La dificultad de llegar a acuerdos concretosPara analizar este cambio de discurso y sus implicaciones políticas, hemos hablado con el analista Arnau Pérez, de la consultoría de comunicación Llorente & Cuenca. En opinión de este experto, esta nueva actitud en los independentistas se hizo notoria durante la campaña electoral, donde “tanto ERC como JuntsxCat [la formación liderada por el expresidente catalán Carles Puigdemont] ya abandonaron la vía unilateral, que no aparecía en sus programas”.
“El gobierno de Mariano Rajoy es prisionero de sus propios hechos”.

Arnau Pérez, analista político
Para Arnau Pérez, es altamente probable que se produzca “una petición bastante unánime, por parte de los sectores independentistas, a los que a lo mejor se suman los ‘comunes’ [la formación Catalunya en Comú – Podem], de un nuevo referéndum pactado”. “Un foco de tensión importante”Sin embargo, Pérez no cree que el Gobierno de España vaya a mostrarse más receptivo a esa propuesta a partir de ahora: “Mientras esté en el poder este gobierno presidido por Mariano Rajoy es difícil que cambie la situación, sobre todo porque es prisionero de sus propios hechos”.

“Por lo tanto –continúa el analista–, hasta que no se produzca un cambio de gobierno, aunque sea del propio Partido Popular pero con un nuevo presidente, es difícil que el actual Ejecutivo pueda aceptar entrar en una negociación sobre el referéndum. Aunque haya quedado descartada la vía unilateral de los independentistas hacia la secesión de Cataluña, en opinión de Arnau Pérez, “va a haber una tensión muy grande porque, para empezar, todavía no sabemos cómo va a terminar el periplo de Puigdemont en Bruselas, y porque hay varios exconsejeros encarcelados, incluido el exvicepresidente Oriol Junqueras”. El analista político concluye señalando que mientras esta situación jurídica continúe, seguirá siendo “un foco de tensión importante que dificultará llegar a acuerdos concretos”.David Romero